• BSBSAC

AJ en el podcast Knockin' Doorz Down

El pasado 26 de Julio, AJ participó en el podcast Knockin' Doorz Down, en él habló sobre las drogas, el alcohol y como fue su recuperación. Os dejamos la transcripción completa de la entrevista:


Si lo que me dices es que es guay beber contigo pero lo siguiente que vas a hacer es darme

el tercer grado, voy a volver a ser un recluso y beber solo en mi cuarto o salir y hacer algo

estúpido como meterme en líos con la mafia rusa, cosa que hice, ya sabes fue como la

acción de gracias del siglo.

E: Colega gracias por venir.

AJ: Gracias a vosotros por invitarme.

E: AJ eres un fan del podcast. Hemos seguido tu carrera, somos prácticamente de la misma

época. ¿Cómo ha ido todo con el tema de la pandemia? ¿Cómo fue lo de tener que

paralizar el tour, las cosas con la familia y demás?.

AJ: Sabes una cosa la pandemia para mi fue una bendición, lo mejor en mi vida. Estábamos

terminando la fase sudamericana de la gira sobre finales de marzo. Nos quedaba un último

estadio en Sao Paulo y el gobierno fue en plan no podemos dejar que lo hagáis; Las cosas

estaban empeorando así que volamos a casa el 13 de marzo y 3 días después nos

encerraron y antes de eso….

Mi fecha de sobriedad es 18 de diciembre de 2019 y bueno ya sabéis tuve mi última recaída

en Las Vegas, por supuesto.

Durante un breve periodo yo había desarrollado este resentimiento hacia mi esposa y no

tenía derecho alguno a estar resentido con ella, ella en cambio tenía todo el derecho del

mundo. Yo le pedí que viniese conmigo a ver a Shania Twain en la noche de estreno, ya

que es una amiga desde hace muchísimo tiempo. Ella estaba indecisa y yo le insistí en que

sería una gran noche de cita para nosotros, lejos de las niñas por una noche pero ella no le

apetecía por la razón que fuese.

Entonces yo le dije que tenía que ir de todos modos ya que ya había dicho que iría, me

había comprometido. Ella había venido a vernos mucho veces y tenía que ir. Y bueno ese

fue mi fin. Volar solo a Las Vegas, ya de camino en el avión estaba escribiendo a mi

camello habitual, todo estaba arreglado. Como de costumbre pensé que estaría sobrio para

el momento de regresar a casa, pero no pude parar. Apestaba a bar cuando llegué a casa,

entonces mi hija más pequeña….bueno las dos me han salvado la vida pero fue la más

pequeña la que puso el último clavo en mi ataúd. Cuando me senté junto a ella en el sofá,

normalmente es de las que le encanta que nos demos abrazos, pero entonces se puso de

pie, retrocedió y me dijo "no hueles como mi papá";

Y eso me dejó jodidamente roto. En ese momento llamé a Renée y le dije tío esto se acabó.

Él me respondió que ya lo había oído cientos de veces. Una amiga en común estaba

celebrando su tercer aniversario, había regresado a su vida en sobriedad, le habían hecho

una tarta y me dijo por qué no nos vemos allí. Ven a verme, celebremos con ella sus tres

años y luego hablaremos un poco.

Aún estaba con una resaca cojonuda cuando fui y creo que él vio la desesperación en mis

ojos y me dijo "vale ven a mi casa mañana y vamos a hablar. Te espero a las 6"; Llegué a las

5:15, porque siempre llego antes a todas partes. Incluso cuando estaba de resaca era el

primero en bajar, en montarme en el bus. Odio llegar tarde, no lo soporto

E: Yo no soy así de fiable


AJ: Pero lo contrario me cabrea mucho porque por otro lado hay alguno de mis compañeros

en el grupo que llegan tarde, pero muy muy muy tarde, ofensivamente tarde. Ellos saben

quiénes son, vale quizás solo es uno. No sólo llegan una hora tarde, porque si les sumas mi

media hora de adelanto para mí llegan hora y media tarde.

Pero bueno volviendo al tema. Yo estaba sobrio durante nuestra gira en Sudamérica. Iba al

gimnasio, entrenaba. Cuando estamos de gira tenemos algo a lo que llamamos el club del

desayuno. Algunos de los chicos junto con nuestra gente de seguridad bajan para

desayunar y picar algo. Siempre me invitaron pero jamás aparecí, así que dejaron de

invitarme. Ahora yo era el primero en bajar y los saludaba. Estaban alucinando pensaban

que lo estaba haciendo bien. Veían que estaba abajo cada mañana, iba al gimnasio cada

mañana.

Entonces llegó el confinamiento y un grupo de amigos y yo comenzamos un grupo de zoom.

Creo que ahora mismo todos desearíamos haber invertido en zoom.

E: Joder que sí.

AJ: O en Roblox, bueno yo tengo acciones en Roblox pero no de antes de que saliese a

oferta pública, eso era literalmente imposible.

E: Me imagino como padre que soy, que los críos que están ahí no deberían comprar.

AJ: Yo ni siquiera pude conseguir entrar antes de que se hiciese público. Así que eso me

hace pensar.

Pero bueno nosotros literalmente cada dia desde el 16 de marzo a las 16:30 teníamos una

reunión por zoom. Nos llamábamos “cerrando filas” Lo que irónicamente iba a ser el nombre

del podcast antes de que se convirtiese en “Pretty messed up” Y ya sabéis por el motivo

que fuese no me convencía del todo pero nuestra maravillosa productora Amy Sugarman

pensaba que podíamos superarlo. Quédate con eso para lo personal y fue como vale lo

haremos así. Entonces yo fui el que llegó con la idea de “Pretty messed up” porque los tres

estamos bastante jodidos, es decir a ver aunque estemos sobrios aún estamos bastante

jodidos y nunca vamos a ser como la gente normal, pero eso es lo que nos hace únicos, lo

que nos hace especiales.

Haciendo un paréntesis mi esposa y yo estamos viendo de nuevo “Schitt’s creek”

E: yo acabo de empezarla y es jodidamente buena.

Aj: es divertido porque cuando vuelves a ver una serie, te quedas con cosas que no habías

visto antes y Moira tenía una frase anoche que estoy totalmente seguro que no escuché la

primera vez porque no estaba sobrio la primera vez que vi la serie así que eso

probablemente tenga mucho que ver. Por eso ahora estoy mega concentrado en todo. Ella

dijo “los milagros no tienen reserva” y pienso tatuármelo. Es brillante

E: Joder si que lo es.

Aj: porque ya sabes, especialmente en nuestro mundo esperas ese milagro y ese milagro

llega si haces lo que te recomiendan. Pero me encantó eso de que los milagros no tienen

reserva y fue en plan tengo que ponerlo con tinta en algún sitio, como sea.


E: me da escalofríos la ironía de que para mi acabar en este trabajo, hice radio durante 20

años y siempre tuve esta creencia de hacer algo más grande y no es que no tuviese éxito a

una escala menor dentro de ese ámbito laboral pero quería algo donde me sintiese mejor.

Entonces me topé con el libro que me dieron de Carlos Fiera, su autobiografía y me dijo

algo como “haces esas cosas de los podcasts también, habla a la gente de estar sobrio” y

bueno aqui estamos 16 meses después sentados contigo que hablas de lo mismo.

AJ: la cosa es que cuando empezamos el podcast lo hicimos durante la temporada en la

que estaba participando en DWTS. Obviamente muchos de nuestros invitados eran

concursantes del programa que intentaban aumentar su puntuación fuera del plató, pero

luego una vez que el programa acabó nos metimos en lo que realmente queríamos tratar

que es la recuperación y salud mental. La salud mental para mi siempre ha sido el elefante

en la sala y ahora es algo de lo que se habla mucho más, algo que se toma mucho más en

serio.

Yo intento no ver las noticias a diario, porque nunca pasa nada bueno, a menos que esté

saliendo Grandpa Joe (Joe Biden) que en ese caso seguro lo veo porque me encanta ese

hombre y fue el mejor vicepresidente. Pero lees las noticias y es como otro tiroteo masivo, y

parece que la constante en cada artículo, en cada cadena de noticias es que son tantos los

que sufren de problemas mentales.

Al principio pensaba “¿vas a decir eso solo para excusar el comportamiento de esas

personas o realmente sabes qué son los problemas de salud mental y de dónde nacen?”

porque creo que mucha gente realmente no lo comprende. Ahora es mucha más la gente

que se está educando gracias a programas como este o como el nuestro. Eso es algo que

me encanta, que ahora ya no es más el elefante en la sala porque ya no puede serlo. Hay

tantísima gente ahí fuera que está luchando con problemas mentales que no

necesariamente tienen que ser adictos. Puede ser depresión, ansiedad, dismorfia de

género, cualquier cosa. Porque todo eso es salud mental.

Hemos tenido la suerte de tener invitados increíbles en el programa. Aún estoy algo molesto

con que Deepak no me haya dicho mi mantra. Sí se lo dijo a Renée cuando aún estaba con

su exmujer. Todos habían salido juntos y le susurró al oído cuál era su mantra. Hemos sido

amigos durante 21 años y aún no me ha dicho el puñetero mantra. Y yo pienso que no es

que se vaya a gastar si me lo dice.

E: si Cheryl estaba en plan habéis tenido unos invitados alucinantes, pero joder vosotros

también. Habéis tenido a Deepak. Pero bueno hablando de salud mental, volvamos a ti

porque hemos hablado de que tuvimos a grandes invitados, especialmente uno de los

últimos que estoy seguro es un tio con el que te encantaría hablar; el Dr Rob Kelly. Ha

trabajado con mucha gente sobre el trauma como puerta de entrada a las drogas. En este

caso en particular entiendo que fue algo como mamá y papá se separan cuando eras muy

pequeño, las adicciones de mi padre y algunas cosas más también que sé que para mi

tuvieron influencia incluso ahora que tengo casi la misma edad que tú y que desenredando

toda esa mierda por fin entiendo.

AJ: sabes para mi yo nunca me enfrenté al entrecomillas tema del abandono, porque tuve

una gran crianza. Éramos mi madre, mi abuela mi abuelo y yo viviendo en un apartamento

de 3 habitaciones. Mi abuela era mi vida, era mi mundo. Me llevaba a todas las audiciones,

me recogía del colegio, me descubrió McDonalds. Mi abuelo trabajaba, mi madre trabajaba.

Pero jamás hice preguntas sobre dónde está papá ni nada parecido. Le vi una vez cuando

tenía alrededor de 12 años cerca de las Navidades y luego no volví a verle nunca más hasta

que tenía unos 17 años.

La chica con la que salía en ese momento, mi abuelo paró en el estudio para darme el

correo porque yo me había mudado cuando tenía 17. Tuve una pelea tremenda con mi

madre, le dije que me iría y me mudé con mi novia de 15 años en aquel momento. Nuestro

anterior mánager se encargaba de pagar el alquiler, fue una situación muy rara. Todo un

culebrón.

Bueno, mi novia por aquel entonces se encargó de encontrar la dirección de mi padre

porque supongo que tenía algo que ver con los servicios sociales que iban a venir y no me

estaban pagando. De modo que ella me sorprendió un dia que condujimos hasta esta casa

al azar y me dice por qué no vas y llamas a la puerta. Yo estaba en plan dónde cojones

estamos, qué hacemos aquí. Estaba bastante seguro de que era mi padre, él había seguido

mi carrera.

E: ¿supiste enseguida que era tu padre?.

Aj: lo supe. Es decir, yo creo que nos parecemos más que mi madre y yo, aunque mi madre

y yo tenemos muchas cosas parecidas. Pero heredé la calvicie de mi padre, iré por mi

segundo injerto capilar a finales del próximo mes. No hay nada de lo que avergonzarse

sobre eso colegas.

Y se sintió natural al principio, pero luego mi madrastra vino a querer imponerse de una

forma muy agresiva mientras nosotros estábamos intentando crear un vínculo y todo ese

rollo. Pero me apartó, quiso ser mi madre y recuerdo que me dijo una vez algo al teléfono

que me hizo decir “sabes qué, no necesito estas mierdas. Me voy” Entonces de nuevo no

volví a ver a mi padre durante 15 o 20 años. Entonces él se puso en contacto con mi actual

mujer por Facebook y apareció durante mi tercer y último ingreso en rehabilitación durante

la semana familiar y eso me dio mucho mal rollo porque cuando estábamos en terapia

familiar éramos él y yo sentados en un sofá, yo no le miraba y mi terapeuta familiar empieza

a llorar. Yo no entendía qué estaba pasando.

Ella en plan no puedo creer lo que estoy viendo y yo le preguntaba qué estás viendo.

Entonces me dijo miraos vosotros. Cada pequeño gesto y manía, eran idénticas. La forma

en la que nos sentamos, la forma en la retorcíamos nuestras jodidas camisetas, la forma en

la que parpadeamos. Y yo pensé bueno voy a sentarme de forma distinta. No voy a ser como

tú, no voy a ser como tú.

Pero durante todos estos años, entrando y saliendo de terapia, todos esos intentos de

mantenerme sobrio acababa por saltarme pasos para ir al paso favorito de todos, el cuarto

paso y entonces saltaba a mi noveno paso y poco a poco empezaba a hacer las paces,

porque sabes una cosa eso ya es agua pasada. Él directamente no me hizo nada a mi. Lo

que pasó fue entre él y mi madre, yo solo estaba en medio. Entonces por fin mi madre y yo

tuvimos una charla años después en la que ella me reconoció que él había intentado

contactar conmigo y ella le había ocultado las cartas que envió. Tuvimos una pelea, mi

madre y yo no nos hablamos durante un año. Pero ahora todo está mejor. Hablo con mi

padre probablemente una o dos veces al mes y las cosas están mejor. No digo que

vayamos a jugar al softball en el patio, no creo que jamás vaya a ser así además yo no

puedo tirar una mierda, pero definitivamente es mejor, y creo que cuanto mejor esté mejor

podré ver las cosas por lo que son, puedo deshacerme de lo que no necesito en mi vida y

abrazar lo que sí necesito.


Volviendo a una de las primeras preguntas que hiciste. Como ya he dicho la pandemia ha

sido mi salvación porque al estar lejos de la carretera, lejos de esas situaciones tentadoras,

me he reunido una vez al dia, todos los días religiosamente. Hablo con Renée cinco o seis

veces al día, es mi mejor amigo, mi mentor, me ha ayudado enormemente en mi

recuperación. Hablo con muchos de mis colegas sobrios a diario. El estar en casa, poder

ser un buen marido, un buen padre es genial. Y por fin hacer el trabajo necesario.

Sí aún estoy en mi cuarto paso, llevo en él un año lo estoy consiguiendo. Renée me sugirió

lo cual es genial y sé que tiene razón. Me dijo prométete a ti mismo que cumplirás con tu

cuarto paso antes de regresar a la gira y todo será diferente.

E: entiendo por qué te dijo eso.

AJ: pero el adicto que hay en mi cerebro pensó bueno bien tengo hasta febrero así que si

empiezo a mediados de diciembre jajajaja. No, pero quiero hacerlo bien. No quiero

apresurarlo, pero quiero acabarlo. Porque jamás lo he hecho, la mayoría de la gente recae

en su cuarto paso pero…

E: tú nunca hiciste ese inventario.

AJ: Exacto nunca. Es aterrador.

E: para los que no sepan cuál es el cuarto paso consiste en hacer inventario.

AJ: es duro, va desde el sexo a todo lo demás. Es un inventario completo

E: es difícil porque para mi esa fue un gran tema por lo que yo pasé en la infancia con un

problema de abusos sexuales, una gran exposición a la pornografía a una edad muy

temprana y tuve que mirarlo realmente con detenimiento para darme cuenta que muchas de

esas cosas que habían pasado me habían moldeado y ya no las odio. Las he aceptado y

como bien dijiste estamos bastante jodidos, eso está ahí.

E: yo me siento identificado con lo que estabas diciendo sobre que tuviste una crianza

genial porque lo mismo me pasó a mi. Mis padres fueron y son maravillosos y yo

simplemente caí en aquello. Nosotros salíamos y estábamos de fiesta, eso es lo que

hacíamos y comencé a beber a los 14/15 años probablemente, pero la cocaína entró en

escena conmigo a los 18 o 19 años porque yo podía entrar en el bar de un amigo donde era

el portero de forma que siempre me dejaba pasar y algún tipo con alguien en el

aparcamiento tenía y pasó. Y cuando fui a rehabilitación por aquello la gente se preguntaba

de qué estás huyendo colega, de qué te escondes. Y yo les decía que de nada, ¿jamás

habéis probado la coca? Es una puta pasada. No huyo de nada. Es una confusión bastante

común que si has tenido una infancia complicada es por lo que acabas en las drogas, pero

no necesariamente es así. Es decir, a veces para mucha gente sí que es así, pero no lo fue

para mi. Mis padres eran geniales, me enseñaron todo.

AJ: Sabes, Cheryl estoy seguro que te ha hablado de su trauma y está enfrentándose a ello,

pero sí, para mi fue igual. No hay realmente un trauma. Vale si lo del abandono pero eso no

me llevó a mi primera copa o a las drogas. No empecé a beber hasta los 25, a beber de

verdad. Pero me enganchó como un puñetero anzuelo y me hundió. Empecé con sambuca,

me bebí una botella entera de eso una noche de gira, acabé con un coma etílico. Luego

descubrí el whisky y Jack se convirtió en mi mejor amigo aunque fuese asqueroso y lo es.

Solía tomarlo solo, nunca con hielo, nunca frío. En chupitos uno tras otro, lo mezclaba con

algo. Pero era ese calor, esa sensación en el pecho y era como bueno bien lo tengo

controlado. Entonces un antiguo amigo mio, ya no somos amigos, me introdujo en la coca la

noche que grabábamos el video de The Call. Era un video de noche así que mi hora de

grabación era como a las 2.30 de la madrugada. Pues él la tenía y yo no estaba muy seguro

había oído historias horribles y él me decía bueno no tienes que hacerlo pero si quieres ahí

la tienes. Nunca olvidaré que estaba en el Hotel Lermetage cerca de Burton en Beverly

Hills y las llaves que tenían para las habitaciones eran como llaves normales pero

completamente rectangulares con huecos, que la metías, girabas y se abría la puerta así

que pensé que era la herramienta perfecta es amplia tiene un buen tamaño así que me metí

una por cada lado de la nariz y no sentía nada de nada. Pensé que bueno no era para tanto

así que le pregunté si debería meterme más y me dijo que no que ya era demasiado para

mi primera vez, que le diese unos minutos.

Apenas me había sentado en la silla de maquillaje cuando me dio el subidón y comencé a

decirle a la maquilladora, a la esposa de Kevin “vamos colegas, esto es una puta pasada,

qué está pasando”

E: o sea que no era un secreto, nunca lo fue.

AJ: bueno no fue así. Se lo dije a la esposa de Kevin que me juró que no lo diría. Nadie lo

sabía pero entonces una vez que la coca y yo nos hicimos amigos…